domingo, 26 de julio de 2009

La cita perfecta

Martín llegó un poco impuntual, pero refrené mis impulsos de mandarle sms para ver si venía, y esperé, haciéndome la desentendida.

Finalmente llegó a las 23 hs., en su 206 nuevo y flamante. (Aunque debo confesar que no soporto los 206, sobre todo los grises, porque siempre que puteo en las avenidas porteñas, el causante es 206, Corolla, o Bora, en ese orden sostengo una teoría que los perfiles psicológicos que se inclinan por estas marcas son los típicos pisteros que no respetan a nadie). Me sorprendí cuando subí al auto, porque estaba súper arreglado. El perfume masculino inundaba el auto, anteojitos con marco negro onda Hugo Grant que me pierden, camisita a cuadros azules, pantalón de vestir. Todos los hermanos armenios son mas de estilo hipones, así que me quedé un poco sorprendida por el “packaging” del muchacho para la cita.

Mi sonrisa amplia creo que delataba mi satisfacción, porque de repente superaba mis expectativas a cada paso. El propuso un bar en Palermo (me encanta cuando toman la iniciativa) y me preguntó detalles de mi trabajo, no preguntas superficiales, sino que revelaban querer saber de mí. Me confesó que se sentía raro en salir con la amiga de toda la vida de su hermano, y que no se lo iba a contar (igual el está en España, así que qué más da).

Fuimos a un bar de luces semi difusas en Palermo Hollywood, me preguntó que quería tomar, y se lo pidió al mozo. Me encanta cuando ellos toman el rol masculino y no vacilan. Así que iba todo bien. Charlamos de todo, de sus proyectos, de sus ganas de progresar en la vida, del futuro, de sus gustos musicales, de la vida. Cada vez iba mejor, y de repente se cortó la luz en el bar. Seguimos la cita en penumbras hasta que me propuso irnos. Yo pensé “Bueno, acá se termina la cosa”, a lo que me sugirió ir a otro lado. A mi me encanta el río, y aunque son días muy fríos, decidimos irnos para las Barrancas de Alvear donde hay muchos barcitos copados.

Confirmé nuevamente mi teoría de los 206 porque ni bien agarró Cantilo, como un loco empezó a picar y esquivar autos al mejor estilo Schumacher, delatando un pseudo problemita de ego (espero que el tamaño del ego no sea inversamente proporcional al de su virilidad). Yo me agarraba fuerte y observaba el velocímetro subir a 160, y empecé a sentir náuseas.

Dado que era una primera cita, no quería decirle nada, pero cuando el jugo gástrico asomaba por mis muelas, salivando, le tuve que decir: “Martín podes parar? Me siento mal”

Frenó en un costado y me dijo “si, mi cuñada también se descompone en este auto, no se que le pasa. Tomá aire” Y la vergüenza que sentía fue mermando. Un divino!!

Finalmente llegamos al bar elegido, nos reímos de la anécdota, y de muchas cosas más. No atinaba a darme un beso, y mientras iba nuevamente sacando a colación el tema de su hermano, de que no le iba a decir, que se sentía hacíendo trampa... Mientras, yo lo único que quería era que me besara.

A las 7 de la mañana recién, luego de una CITA con mayúsculas, donde me sentí bien tratada, donde el otro como debería ser en una cita quería realmente conocerme como persona, estacionamos en la puerta de mi casa.

El guardia de seguridad, con la curiosidad que caracteriza al gremio, vigilaba.

M.: “Bueno, espero que la hayas pasado bien”

Yo: “Si, me encantó y la pasé genial”

M.: “Bueno, no le voy a decir nada a mi hermano eh”

Yo: “Mirá, lo que piense tu hermano a mi mucho no me importa, jeje”

M.: “Sabes que me intimidas un poco. Me gusta mucho tu boca…”

El beso fue celestial. Y nada más. Como corresponde, no atinó a ningún pedido desubicado. Y además era tardísimo. Y además, tengo que dar "chica bien", pensé.

M: “Nos estamos viendo”


Hacía mucho que me importaba tan poco el relojeo del guardia de mi edificio. Al fin y al cabo, hace tanto que me ve hibernar y no salir un fin de semana, que no me importa lo que piense. Y espero que el espectáculo le haya gustado.


A continuación, sms grupal a mis 4 amigas más cercanas:

La mejor cita en aniosssss =)

7 comentarios:

ML dijo...

Bien ahi

MEEG dijo...

Qué bueno! Vengo del blog de Vera, y leí tus historias... Después del Calamaro footlover, el bajito nerd y rollos pasados, al fin una buena! Espero que la buena racha continúe, éxitos!

Olivia P dijo...

Esperemos , esperemos!!! estoy emocionadisima, porque este me gusta, pero bue. No news yet! besotes

Marcelo Fernandez dijo...

Que bueno!, nada de esperar llamadas que eso desgasta y perdemos el eje, a buscar otra cita, el objetivo es la diversión. Después de un tiempo de trabajo en terreno veremos que hay...

Cariños

Lady dijo...

Qué bueno!!! :)

Mery dijo...

Hola Oli!!! Mis disculpas, se me había pasado de largo que Martín era el de la cita perfecta. Ahora me cuadra todo!!! jejeje
Besotes y no afloje, ya aparecerá uno (yo estoy en la búsqueda tmb y parte del proceso es no perder las esperanzas)

Olivia P dijo...

Mery totalmente, parte del proceso es no aflojar. Es dificil no desilucionarse. Exitos en tu busqueda!